Intentando comprender cómo se toman las decisiones. Cómo motivar y cómo modelar conductas no apropiadas

02.03.2017 12:09

              

Basándose en el condicionamiento operante de Paulov, y en su famoso experimento de modificar la conducta de canes (salivación) al percibir un estímulo externo, habiendo modificado previamente su conducta al asociar el alimento a un sonido, científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte (UCN), dirigido por el profesor Garret Stuber, han realizado un experimento con ratones para demostrar cómo reaccionan las neuronas de la corteza prefrontal cuando reciben un estímulo placentero y voluntariamente lo disfrutan y cómo reacciona otro grupo de neuronas cuando voluntariamente se decide reprimir la intención de sucumbir a esa tentación.

Han localizado dos grupos de neuronas muy proximales cuya acción es antagónica (voluntad y represión; o “demonio y ángel”), que se activan a la par y de forma directamente proporcional, localizadas en un subconjunto de las neuronas de la corteza prefrontal dorsomedial (CPFdm). Esta zona es crucial para el procesamiento de recompensas, la toma de decisiones y la flexibilidad cognitiva entre otras funciones.

La CPFdm conecta y manda señales químicas a estas dos regiones cerebrales: el núcleo accumbens (NAc) y el núcleo paraventricular del tálamo (PVT), ambas importantes para los comportamiento guiados por recompensas. El equipo de Stuber encontró que las neuronas que proyectaban NAc desde la CPFdm eran las que se excitaban cada vez más cuando oían el tono. Por el contrario, las neuronas que proyectan al tálamo eran las que se inhibían cada vez más. El primer grupo de neruonas se pueden activar mediante estímulos sonoros externos, mientras que el segundo grupo se activa con la estimulación directa por

    Con este estudio, por primera vez, y utilizando técnicas actuales como microscopía de dos fotones, optogenética y técnicas genéticas, se ha podido visualizar las neuronas que se activan en la toma de decisiones y funciones ejecutivas, tanto si el sujeto se deja llevar y sucumbe a una tentación, como si se resiste a la misma y reprime su conducta. La activación y estimulación de un grupo u otro de neuronas se realiza, concretamente, mediante optogenética ya que permite controlar la actividad eléctrica de las neuronas con luz láser.

Una vez localizadas ambas zonas de activación y gracias a este experimento, que nos permite modelar el aprendizaje de algunos de nuestros comportamientos fundamentales para la motivación y la toma de decisiones, sería posible la intervención en la modificación conductual en sujetos con adicciones, con trastornos generalizados del desarrollo, con trastornos del aprendizaje, con trastornos conductuales y en daño cerebral adquirido.

 

Volver

Contacto

LOGOPEDA DESDE 1995

717719951

© 2015 Todos los derechos reservados.

Creado con Webnode